La vida rueda sin descanso, el trabajo y el ritmo impuesto dejan pocos momentos para tomarse un téyalmendras. Este rato es el único para relajarme, para disfrutar del mundo y de la vida. Con la cabeza apartada de lo banal, del paso vital y el juicio del tiempo. Abstraído de todo… justo en este momento comprendo lo que soy, lo poco que importa lo que hace un rato tanto me preocupaba… Teyalmendras es la bitácora donde caben mis pensamientos; recogidos, alejados de la normalidad y la rutina…



viernes, 2 de septiembre de 2011

Barquito de papel


Barquito de papel mojado,
azorado tiemblas
indeciso en tu propio halito…
a cada instante viras,
defiendes frágil  el rumbo.

Pliego escrito a mano,
replegado, recogido en sí…
calculo geométrico y táctico
para navegar solo y para ti…
entre submundos raros,
desconocidos.

Batido…
hieres el mar con rabia
en un gesto único,
rotundo…
las ondas fluyen
y tú eres el centro.

Ira expandida
queda en mis playas,
ruge contra las rocas.

Al fondo…
las corrientes arrastran pecios,
naves olvidadas…
mordidas por el tiempo…
cuerpos inertes flotando
en oxido y memoria.

Solo ondas…
y tú eres el centro.

Miro mi mano,
casi está seca…
pero el escalofrió sigue
y se dilata imparable…
consciente rompo a llorar.

Vacío…
haces aguas inquieto,
anotado en el cuerpo…
mi  esencia en tus pliegues
y ahora vas a la deriva,
perdido…

Burla el papel mi error,
el lecho marino…
cada golpe de nudillos,
el oleaje exótico y áspero…
y al final la sombra…
la sombra inquietante del mar.

11 comentarios:

  1. Ojala el barquito encuentre de nuevo el rumbo perdido... o al menos un rumbo donde dirigirse...
    Ojala no sea perseguido por ninguna sombra.

    Que no se convierta en ningún fragmento con esencia incluida...
    Ojala no llores.

    Precioso, Tey...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bello barquito de papel que navega en las letras de un sueño, quien pudiera viajar en él y llegar lejos.

    Maravilloso poema, diez estrellitas.

    Buen fin de semana poeta! abrazos!

    Diana

    ResponderEliminar
  3. Es entrañable la simbología que encierra en sí un barquito de papel..........siguen su rumbo, su caminito, despacio pero constantes.

    Un saludo, buen finde.

    ResponderEliminar
  4. Precioso.

    Te envío a la deriva de la corriente, de un charco de más barro que agua, un barco de papel frágil como las palabras que enconden sus blancas paredes regadas de tinta, para que lo guardes junto a mi corazón, ahí, contigo.

    ResponderEliminar
  5. Aunque "fragil" defiende el rumbo, que llegue al destino es mi deseo. Besos

    ResponderEliminar
  6. La fragilidad del barco, me produce angustia, pero verlo flotar, me produce esperanza y Paz.

    ResponderEliminar
  7. Tengo especial predilección por los barquitos de papel...Me encanta hacerlos y relajarme al contemplarlos hasta que desaparecen...son como una de las tantas representaciónes de lo efímero.

    Bellísimo poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias siempre por compartir tantas sensaciones.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. La imagen me ha evocado mi infancia, el texto mi madurez.

    ResponderEliminar