La vida rueda sin descanso, el trabajo y el ritmo impuesto dejan pocos momentos para tomarse un téyalmendras. Este rato es el único para relajarme, para disfrutar del mundo y de la vida. Con la cabeza apartada de lo banal, del paso vital y el juicio del tiempo. Abstraído de todo… justo en este momento comprendo lo que soy, lo poco que importa lo que hace un rato tanto me preocupaba… Teyalmendras es la bitácora donde caben mis pensamientos; recogidos, alejados de la normalidad y la rutina…



miércoles, 26 de enero de 2011

Te escribo



Flota el calor de un suspiro
confundiéndose en mi piel.
Advierto que estoy vacío,
disperso en el papel.

Dime tu por qué te escribo
girando mi carrusel.
Las vueltas que yo detallo
son a lomos de un corcel.

Letras, versos y adjetivos
que se abaten con mi hiel.
En lapsos dulces yo percibo
 tu sabor a leche y miel.

Signos tallan sentimientos
rescatados de un vergel.
Fobias que hoy se van de casa,
alojadas en tu hotel.

6 comentarios:

  1. "Vacío, dispersado en el papel..."
    Me gusta cómo lo has expresado, me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  2. Dices "Dime tu porque te escribo"
    y me queda la duda si no es "dime tú por qué te escribo"...
    Fuera de esta interrogante de forma, el contenido me resultó interesante, me gustó.
    Te seguiré.
    Un saludo poeta.
    Tino

    ResponderEliminar
  3. Ah! una pregunta, ¿es intencional construir este poema con versos octasílabos?

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu apunte Tino... El error era de bulto, ya esta corregido.
    Con tanta letra siempre hay quien la pata meta. Jejeje
    Saludos. : )

    ResponderEliminar
  5. Vaya, veo que te atreves con todo, poesía, relatos...yo estos últimos los llevo peor! Éste último poema te quedó perfectamente cuidado, la métrica, el ritmo...

    ResponderEliminar