La vida rueda sin descanso, el trabajo y el ritmo impuesto dejan pocos momentos para tomarse un téyalmendras. Este rato es el único para relajarme, para disfrutar del mundo y de la vida. Con la cabeza apartada de lo banal, del paso vital y el juicio del tiempo. Abstraído de todo… justo en este momento comprendo lo que soy, lo poco que importa lo que hace un rato tanto me preocupaba… Teyalmendras es la bitácora donde caben mis pensamientos; recogidos, alejados de la normalidad y la rutina…



jueves, 4 de agosto de 2011

No queda nada...


Inesperada línea recta
finge curvas en tu espalda,
contornos de suaves sombras…
mezclados, tímidos,
tangibles bajo la ropa…
tras el vuelo alegre de tu falda.

Hervor de sensualidad
tus hombros tersos y febriles,
venus inmediata, urbana…
tibia incertidumbre.

Próxima y anónima,
coincidencia infinitesimal…
encuentro efímero de miradas,
breve, estrecho, frágil…
fotograma helado de cristal.

Que será hoy de tu imagen,
apilada en mi cabeza
virando con los días…

Herida e inquieta,
te integras en transeúntes superpuestos
que se asocian contigo
diluyendo tu hechizo…

No queda nada…
solo el recuerdo difuso
de una inesperada línea recta
que simula curvas en tu espalda,
mezcladas, tímidas,
tangibles bajo la ropa,
tras el vuelo alegre de tu falda.

10 comentarios:

  1. Hermoso recuerdo que te dejó y te trajo hoy la inspiración para deleitar a quienes te leemos.

    Un cálido abrazo,
    Diana

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, como cada vez que te leo :)
    Hermoso.

    ResponderEliminar
  3. Sí queda algo, sí; queda su esencia evocada en este hermoso poema...
    Un abrazo,
    Cristina.

    ResponderEliminar
  4. Es precioso, deja sabor raro,como mezclado, deja la mente en recuerdos, muy bueno.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Escucharte en silencio es un placer.
    Hoy me he sentido con un gran impulso de decirte...
    Entre lindos sueños envenenados
    frágiles noches que alcanzan lindos amaneceres,
    con amargos y a la vez dulces cafés en buena compañía,
    que con una perfecta evocación y recorrido por ella, por todo su cuerpo y alma, fotograma a fotograma ...
    ¿no queda nada? dices ...
    Como te dice Cristina "queda su esencia evocada".
    Quedan unos poemas llenos de sueños, recuerdos, cariño...
    poemas con todo un alma propio, que al leerlos formas parte de ellos aunque intentes escapar...
    te hacen vivir una experiencia única. Y releerlos tras cada entrada...
    Por todo esto: Gracias ...

    ResponderEliminar
  6. Siempre queda algo y para muestra este poema.
    Muy hermoso :)

    Feliz finde y un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me gusta pensar que siempre queda algo.....de inmediato, vivencias y recuerdos que continuán tallando nuestra figura. Hermoso poema;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta la sensación que retratas... la imagen guardada en la cabeza, variando por dias, imaginando y recordando la figura, la mágia del momento y el retrato guardado en la retina... para el posterior deleite añorado o imaginado, real y ficticio...
    Solo eso queda... la imagen, la magia del momento y el palpitar del cuerpo cuando se lee el poema.

    Tienes un duende... lo sepas.
    Beso.

    ResponderEliminar
  9. Buena redacción Teyal como en todos tus escritos, ¿sabes amigo? me senti muy identificado con cada escrito de la prosa mensionada aca, se me vinieron recuerdos y bote una lagrima pq tenia q hacerlo y me siento mejor ahora. Sigue con ese gran talento tuyo en tu blog, haces bellisimos narraciones de cada aspecto de la vida q es necesario recordarla. Buen trabajo

    ResponderEliminar