La vida rueda sin descanso, el trabajo y el ritmo impuesto dejan pocos momentos para tomarse un téyalmendras. Este rato es el único para relajarme, para disfrutar del mundo y de la vida. Con la cabeza apartada de lo banal, del paso vital y el juicio del tiempo. Abstraído de todo… justo en este momento comprendo lo que soy, lo poco que importa lo que hace un rato tanto me preocupaba… Teyalmendras es la bitácora donde caben mis pensamientos; recogidos, alejados de la normalidad y la rutina…



lunes, 4 de abril de 2011

El viejo tren



Recuerdo el andén olvidado
donde el viejo tren echo raíces,
rancios hierros oxidados
 marchita huella en cicatrices.

Tantas veces allí jugamos
a viajar enamorados
sin dinero… sin maletas
hacia aquel destino imaginado.

Mar en latas de cerveza
secretos, cuentos y canciones…
butacas cómplices se abaten
en complejas emociones.

Vimos el último beso
recorrimos los vagones,
un parón en cada espacio
y distintas estaciones.

A un pasito en mi memoria
cien raíles paralelos,
mil tardes anaranjadas
 transportaron nuestros cuerpos...

3 comentarios:

  1. Definitivamente si. Me han encantado tus letras.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola poeta, me gustaría invitarle a visitar el nuevo sitio de poesía www.latino-poemas.net

    Ayúdanos a compartir sus poemas :)

    ResponderEliminar
  3. This blog is bookmarked! I really love the stuff you have put here.

    cialis

    ResponderEliminar